Prevenir las enfermedades, la mejor forma de ahorrar

Contraer una enfermedad, además de causar daños a la salud del afectado, puede reducir considerablemente su nivel económico y llegar a poner en riesgo el patrimonio de la familia, ya que pocas veces nos encontramos preparados para afrontar los altos costos económicos que conlleva el tratamiento de enfermedades graves. Contratar un seguro de gastos médicos mayores a tiempo, podría ayudarnos a proteger nuestro patrimonio y solventar los gastos derivados de enfermedades o accidentes.

En México, el 64.4% de la población es derechohabiente de alguno de los servicios públicos de salud, como IMSS, ISSTE, Pemex, Seguro Popular, entre otros; sin embargo, el resto de la población carece de estos servicios, por lo que tienen que pagar directamente de su bolsillo, los gastos médicos por enfermedades y accidentes.

Uno de los principales causantes por los que la población no se encuentra asegurada, es la falta de un empleo formal que les brinde las prestaciones de ley; sin embargo, muchos trabajadores freelance o comerciantes independientes se han acercado a los brokers de seguros para solicitar la asesoría necesaria para asegurar a sus familiares e incluso a sus trabajadores, con productos especiales para sus bolsillos y necesidades.

Al buscar uno de estos productos, debemos saber que existen opciones diferentes, como los seguros de gastos médicos menores, los seguros de gastos médicos mayores y los seguros de salud; los seguros de salud son ofrecidos por Instituciones de Seguros Especializadas en Salud, o ISES, autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Salud. Actualmente solo existen 10 ISES autorizadas en la nación y son las encargadas de ofrecer servicios de prevención.  Por su parte, los seguros de gastos médicos menores buscan prevenir y restaurar la salud del asegurado mediante la consulta médica y las intervenciones no invasivas. Mientras que los seguros de gastos médicos mayores se encargan de reparar la salud en caso de accidentes o enfermedades graves, absorbiendo los gastos hospitalarios, médicos y hasta funerarios, derivados.

ahorrar-en-seguros

Contratar seguros de gastos médicos mayores es una inversión a largo plazo, que puede ayudar a cubrir la consulta con especialistas, hospitalizaciones, terapias de rehabilitación, tratamientos de quimioterapia y radioterapia, y cirugías, además, dependiendo de la cobertura y la institución, podemos encontrar opciones en las que la red de hospitales incluyen el apoyo para medicamentos y análisis clínicos.

Los costos de estas pólizas dependen de la aseguradora, la cobertura contratada y si se trata de un seguro individual, familiar o empresarial; otros factores que determinan el costo del seguro son la edad del asegurado, su género, nivel hospitalario, residencia, historial clínico y datos como si el usuario es fumador, tiene riesgos de accidentes ocupacionales, antecedentes de enfermedades como diabetes, cáncer o hipertensión y el alcance del seguro (si es nacional o internacional).

Los gastos que el seguro de gastos médicos mayores no cubre son las cirugías estéticas, tratamientos y estudios psiquiátricos, enfermedades congénitas, homeopatía, enfermedades o accidentes derivados del consumo de drogas o alcohol, entre otras.

Antes de contratar un seguro de gastos médicos, solicita la asesoría de agentes de seguros, quienes te explicarán los conceptos básicos y te ayudarán a elegir la mejor opción con base en tu presupuesto y necesidades.

Acércate a ARCA Seguros, contamos con brokers de seguros con gran experiencia y profesionalidad, así como convenios con las mejores aseguradoras de México. Llámanos y con gusto te asesoramos.