¿Cómo funcionan los seguros de casa para arrendadores?

seguros casa para arrendadores

Proteger tu casa ante cualquier eventualidad es muy importante, incluso cuando no la habitas tú mismo, ya que, aunque la estés rentando a un tercero, se trata de un patrimonio personal o para tu familia. Sin embargo, en este caso debes acceder a una cobertura especial, pues un seguro de casa convencional podría no cumplir con ciertas eventualidades que se suscitan en inmuebles que están siendo arrendados.

¿Por qué son diferentes los seguros para arrendadores?

Los seguros de vivienda suelen amparar ante daños provocados por desastres naturales y siniestros por accidentes, como terremotos, huracanes, erupciones volcánicas, incendios, inundaciones, fugas de agua y gases tóxicos, entre varias otras situaciones más también previstas en las pólizas para arrendadores, sólo que estas incluyen algunos beneficios adicionales.

Entre estas prestaciones extras, una de las más importantes es la cobertura de responsabilidad civil, además de indemnizaciones en caso de que el inquilino no responda debidamente con sus obligaciones o cause desperfectos más allá del uso convenido en el contrato de renta.

¿Qué cubren y qué no?

A continuación, enlistamos los principales percances considerados por la cobertura de un seguro de casa para arrendadores:

  • Daños estructurales: al igual que un seguro de casa normal, la cobertura suele hacerse responsable por afectaciones al inmueble derivadas de catástrofes naturales y accidentes, tales como daños estructurales, vidrios rotos, etcétera.
  • Robo o pérdida de pertenencias del propietario del inmueble: si rentas una casa o departamento amueblados, es posible convenir en el contrato la protección de este mobiliario u otras pertenencias de valor instaladas en el inmueble en caso de hurto o pérdida en siniestros ocurridos en el lugar.
  • Desperfectos ocasionados por los inquilinos: en caso de que los arrendatarios provoquen daños significativos a la vivienda y se nieguen a pagarlos, la póliza puede cubrir estos desperfectos para que tengas oportunidad de rehabilitar el espacio rápidamente en lo que llegas a un acuerdo con los inquilinos para que se responsabilicen.
  • Incumplimiento de renta y negativa de desalojo: cuando las personas que viven en tu propiedad dejan de pagar la renta e incluso se oponen a deshabitar la casa, el seguro puede ayudarte a no quedarte sin el dinero que hubieses ganado por el alquiler y asesorarte para remediar la situación.
  • Abandono del inmueble: al igual que en el punto anterior, existe la posibilidad de acordar con la aseguradora una indemnización por el abandono de la propiedad antes de que finalice el periodo de renta.
  • Responsabilidad civil: si algún visitante o inquilino sufre alguna lesión o incluso pierde la vida por una falla de la casa que has cedido en renta, la aseguradora debe hacerse cargo de los gastos por el monto acordado y brindarte orientación ante posibles demandas.

Como has visto, un seguro para arrendadores ofrece una amplia gama de servicios, aunque algo que no cubre son las pertenencias de los inquilinos, por lo que ellos tendrían que adquirir su propia póliza para salvaguardarlas.

Si rentas o incluso sólo prestas tu casa, es buena idea acceder a un seguro de este tipo y, para que obtengas justo el que necesitas, en ARCA podemos ayudarte. Contáctanos y permítenos brindarte una atención personalizada para escuchar la protección que requieres y conseguirla para ti.